En mi calle crecí, jugué y aprendí a leer en la escuela.
Sentado en mi calle veía a la otra crecer
Al principio unos chalets, alrededor de los cuales se formaron las calles:
El chalet deL’Ereta, el de les boles, la fábrica de sombreros, la Hidroeléctrica.
Apareció la carretera del Dos de Mayo, después la casa de Peralta y Martínez Valls con la fábrica de Coll.
Sentado en mi calle veía los primero árboles y las primeras casas.
Los años pasaban y mi calle seguía igual mientas en la otra aparecieron tiendas, coches y desaparecían los campos. Cada vez más larga, cada vez más gente.
Sentado en mi calle, yo seguía jugando mientras en la otra no se podía ni pasar.
Mi calle se fue abandonando, pero, aunque la otra era la mejor del pueblo
Yo, podía seguir estando sentado en mi calle.