Lágrimas de otoño

La recuerdo sentada en aquel banco. Fue en primavera cuando la conocí, el blanco brillante, como su cara, dulce y sonriente. Sus piernas, fuertes y bien torneadas, una sobre otra. Excitaba solo mirarla. Vino el verano y pasábamos las tardes, charlando, contándonos...