El olfato

Cada mañana, para ir al trabajo, ella pasaba por el parque. Sentado en un banco, él esperaba su presencia que le alegraba al alma. Ella iba siempre contenta, con el paso firme, su falda por encima de la rodilla y una amplia sonrisa que hacía que todos los hombres se...