Beso robado

No sabía cómo hacerlo y aquélla era la única forma que se me ocurrió. Sus labios me supieron a gloria y su mirada, extrañada, aunque la esperaba, me dolió. Yo la veía cada tarde llegar corriendo y, a mi altura, se paraba a mirar el mar. Yo estaba sentado, detrás y...